sábado, 25 de octubre de 2014

El PDP del Magdalena Centro, 9 años construyendo región


 

 

 
 

Por: Claudia Torres Arango*

 

En Colombia se vive una larga guerra que produce desesperanza, no sólo a quienes realizan procesos de intervención social, sino a la gran mayoría de colombianos, porque a pesar del crecimiento de la economía en 4.3% en 2013, y que para 2014 sería del 4.5%, aunque en Colombia existen 15 millones de pobres, 17 millones de vulnerables y 5 millones de indigentes, lo que obliga a plantear preguntas de fondo acerca de la sociedad que tenemos, también, como dice la humanista del CINEP Rosario Saavedra, “Este diagnóstico sombrío contrasta sin embargo con la realidad de que el país cuenta con una reserva ética y moral de hombres y mujeres que le están apostando al futuro por una sociedad donde los conflictos se puedan tramitar pacíficamente por la vía política y donde todos y todas quepamos sin exclusiones”.

 

Ante las condiciones de violencia, pobreza, desigualdad, y la falta de oportunidades sobre todo para los jóvenes, quienes se constituyen en caldo de cultivo para que se vinculen desde muy temprana edad a los grupos armados,  además de la precaria presencia e incapacidad del Estado para resolver estos problemas, la conflictiva situación condujo a la sociedad civil a asumir funciones que antes eran competencia del Estado, llevando a que se las organizaciones no gubernamentales (ONG), la empresa privada, las iglesias, las organizaciones sociales y populares, se sumaran para dar origen al Programa Desarrollo y Paz PDP en Colombia, como el PDP del Magdalena Centro creado hace nueve años. Sin embargo, se espera que el Gobierno nacional y los gobiernos regionales y locales no abandonen su responsabilidad, dado que el manejo de lo público corresponde en primera instancia al Estado Social de Derecho.

 

El proceso de los PDP en Colombia ha tenido altibajos y ajustes permanentes, buscando la coherencia y la consistencia; según la investigadora Rosario Saavedra el PDP “ha tenido que concertar permanentemente con el Gobierno nacional, con los gobiernos locales, con la cooperación internacional, construyendo la autonomía a diario y luchando para que su propuesta se mantenga”. Esta labor se ha visto amenazada por los actores armados que han intentado sabotearla y se le han quitado la vida a más de 20 personas que han estado vinculadas al Programa.

 

Imagen 1- Logo del PDPMC, en www.pdpmagdalenacentro.org

 

En 2005, en el oriente de Caldas, siguiendo la motivación de otros Programas de Desarrollo y Paz, la Diócesis de La Dorada-Guaduas, ISA, ISAGEN, la Fundación Escobar, la Universidad Autónoma de Manizales y la Central hidroeléctrica de Caldas, constituyeron una Corporación para instaurar el Programa de Desarrollo y Paz en la región del Magdalena Centro PDPMC. El Programa se diferencia de otros, en que ha tenido en cuenta tres acciones paralelas: “un diagnóstico de la región, la conformación de una base social que sustente el proceso y el fortalecimiento de un equipo técnico con miras a generar herramientas de trabajo social para iniciar el Programa”, según lo manifiesta el PDPMC.

 

Estos tres elementos implican el trabajo participativo y prospectivo regional de los principales actores comunitarios e institucionales, para conocer la realidad sentida de los pobladores de la región, sus problemas y su visión de futuro, para conformar un grupo de personas que construyan un Programa de Desarrollo y Paz en la región. Para Rosario Saavedra, “se entiende que la región es una construcción cultural que brota de lazos identitarios presentes en una historia conjunta y un ambiente compartido y que determina así relaciones específicas entre las personas y el entorno, que son diferentes de las de otros lugares del país”.

 





Imagen 2- El Magdalena Centro como jurisdicción de la Diócesis La Dorada – Guaduas

 

El área que comprende el PDPMC abarca diez y siete municipios pertenecientes a los departamentos de Antioquia, Caldas, Boyacá y Cundinamarca, divididas en seis subregiones que agrupan los siguientes municipios:

 

1.       Oriente alto de Caldas: Marulanda, Samaná, Pensilvania, Marquetalia y  Manzanares.

2.       Oriente bajo de Caldas: Norcasia, La Dorada, Victoria, Puerto Salgar y parte baja de Yacopí.

3.       Noroccidente de Cundinamarca: Yacopí, La Palma y Caparrapí.

4.       Cundinamarca: Guaduas y Chaguaní.

5.       Occidente de Boyacá: Puerto Boyacá.

6.       Suroriente antioqueño: Puerto Triunfo y Sonsón (corregimientos de La Danta, Jerusalén  y San Miguel).

Principios
Respeto por la vida y la dignidad de la persona humana en armonía con la naturaleza. Equidad y Solidaridad. Democracia.
 


 

 

 

 

 

 


Cómo se observa no todos los municipios citados hacen parte del Magdalena Medio al estar más al sur, por lo que el Magdalena Centro es otro territorio cuyo principal nodo urbano es la ciudad de La Dorada. Según el PDPMC, para su construcción se tuvo en cuenta  la proximidad geográfica de los municipios con la interacción entre sus habitantes, en términos del intercambio de bienes y servicios y de los lazos identitarios que comparten”.

 

Las líneas estratégicas de acción del PDPMC, inicialmente fueron desarrollo integral sostenible, ciudadanía y Estado, y cultura de paz; como líneas transversales se articularon las Mesas Subregionales de Trabajo (MST) y Comunicación para el Desarrollo y el Cambio Social. Con los pobladores quienes son el centro y base del PDPMC, se ha logrado una base social que se ha apropiado del territorio y que ha promovido la iniciativa regional. Lo que pretende el PDPMC es empoderar y construir con los habitantes una propuesta, para dar oportunidades y alternativas en la región, lo que le da forma al proceso y se convierte en la razón de ser del mismo.

Valores
Democracia
Solidaridad
Inclusión
Respeto
 
 


 

 

 

 

 

 

 


Como lo expresa el PDPMD para desarrollar sus actividades, con y desde la comunidad, tiene una visión integral del ser humano; “de ahí que la formación en ciudadanía y Estado vaya de la mano con el desarrollo humano integral sostenible y con una cultura de paz, con perspectiva de justicia social y equidad, enmarcada dentro de un territorio que busca consolidarse como región; así, las actividades que surgen de las iniciativas de los pobladores, están encaminadas a superar las condiciones de atraso, ignorancia, abandono, burocracia, engaño y violencia, que terminaron por estigmatizarlos dentro del contexto nacional”.

 

Las líneas de trabajo se dividen en:

 

Mesas Subregionales de Trabajo MST: estos son espacios de incidencia directa en la planeación y el seguimiento de las acciones y procesos del Programa. Se conforma con la vinculación de los líderes representativos de los procesos territoriales-subregionales interesados en participar en  la construcción de Paz.

 

Comprende las siguientes mesas y objetivos:

 

Noroccidente de Cundinamarca, identificar líderes, organizaciones y redes sociales que fortalezcan la participación y representatividad de los municipios en la MST, a través de la divulgación y difusión de los fines del PDPMC.

 

Bajo Cundinamarca, generar capacidades de autogestión, organización y generación de alianzas para la consolidación de las iniciativas de las MST.

 

Occidente de Boyacá, continuar en la construcción de la convivencia pacífica, propendiendo la cohesión de la MST para la consolidación de los procesos.

 

Suroriente de Antioquia, consolidación del espacio de la MST a través de la apropiación por parte de los líderes, reflejados en la puesta en marcha de una iniciativa.

 

Alto oriente de Caldas, recuperar el papel que juega la MST frente al entorno fructífero de recursos a través de una planificación estratégica que diversifique el horizonte de gestión y aumente el sentido de pertenencia.

 

Bajo oriente de Caldas, redireccionamiento de los roles entre el PDPMC y los pobladores a partir de una estrategia de formación /capacitación.

 

Submesas: San Carlos-Caparrapí y Berlín, Florencia y San Diego.

 

Las líneas estratégicas:

 

Desarrollo integral sostenible, consiste en el desarrollo de capacidades y competencias a nivel local y regional con el fin de fortalecer la organización comunitaria, la articulación institucional, el acceso a los recursos y la afirmación de prácticas culturales que mejoren la calidad de vida de los pobladores y de su medio ambiente.

 

Ciudadanía y Estado, significa el reconocimiento y el ejercicio de los derechos y deberes relativos a la participación, el control social y la representación de los intereses de los diferentes actores sociales, en el marco del fortalecimiento de la capacidad de gestión pública con énfasis en el nivel municipal.

 

Cultura de paz, apunta a construir convivencia, confianza y condiciones para una sociedad más justa, humana y solidaria, mediante la promoción de una cultura de los derechos humanos que favorezca la prevención y la transformación de los conflictos y de aquellos procesos de reconciliación

 

Línea de Comunicación, orientada a la construcción de lenguajes a partir de la esencia humana y la identidad del territorio, a través del desarrollo de estrategias de diálogo, formación, participación y expresión, basadas en el respeto, el compromiso y la equidad, para que las comunidades se empoderen y resinifiquen su Región.

 

Gestión del Conocimiento, promueve el cuidado por el medio ambiente con el objeto de aportar elementos que redunden en la protección de los recursos naturales; está orientada al reconocimiento, la recuperación y promoción de la idiosincrasia, la cultura y costumbres de la región.

 

Como órganos informativos y de difusión, además de los digitales, cuentas con la  Red de Emisoras Comunitarias del Magdalena Centro (Recomac) y el periódico Magdaleneando, cuyo eslogan es comunicación para el desarrollo y el cambio social, en el que se presentan las actividades, avances, realizaciones del PDPMC; dicho medio que en junio llegó a su edición 50, en la 51 de julio 51 rindió un sentido homenaje a los habitantes del municipio de Arboleda, para conmemorar los 14 años de la toma guerrillera del municipio, cuyo mensaje muestra la importancia de “enfrentar las realidades por difíciles que estas sean”.

 

Se han promovido varios Foros, como el celebrado en La Dorada el 11 de septiembre de 2014 “Panorama estratégico y sostenible del Magdalena Centro”  en conjunto con la Revista SEMANA y ECOPETROL, cuyo objetivo principal fue visibilizar los grandes proyectos que se están planeando e implementando en La Dorada y en el Magdalena Centro, en torno al que será uno de los puertos más importantes del país.


 

Encomiable labor social y cívica desarrollan los colaboradores del PDPMC, con el Padre Jorge Alberto Tovar Beltrán a la cabeza, quienes han unido la reflexión y la acción para construir no sólo el territorio de paz sino también para formar mejores seres humanos, en la región del Magdalena Centro.

 

Referencias

 

·         El Programa de Desarrollo y Paz del Magdalena Medio y la Red Prodepaz. María del Rosario Saavedra Andrade. Ponencia presentada en el Seminario Internacional sobre la Intervención Social y lo Social en la Intervención, Universidad Icesi, septiembre 28 de 2006. En: https://www.icesi.edu.co/revista_cs/.../programa_desarrollo_paz.pdf

·         Crecimiento económico en Colombia 2013. En http://www.elheraldo.co/economia/economia-colombiana-crecio-43-en-2013-dane-146791.

·         Crecimiento económico en Colombia 2014. En http://www.cepal.org/publicaciones/xml/2/51822/BPE-Colombia.pdf

·         La economía crece, ¿y yo qué? http://www.portafolio.co/opinion/analisis-la-economia-crece-y-yo-que

·         Foro Panorama estratégico y sostenible del Magdalena Centro  http://www.cercapaz.org

·         Página del Programa Desarrollo para la Paz del Magdalena Centro. En: http://www.pdpmagdalenacentro.org/pdpmc

 

 

* CTA: Catedrática Universidad Nacional de Colombia. Socia SMP.

 

 

No hay comentarios: